Bienvenido a mi blog donde abordo temas de las dos pasiones de mi vida: La dermatología y la Poesía.

ITRACONAZOL

 

 

 


ITRACONAZOL: ENSAYO TERAPEUTICO

EN MICOSIS PROFUNDAS

Y LEISHMANIASIS


Rodrguez, H. Orihuela, R.

Albornoz, M. Prez, M.

Borelli, D. Prado, A.

Gohiman, [vi. Rondn, A.

Marcano, C. Yegres, F.

Medina, E. Yegres, N.

Autor principal: Dra. H. Rodrguez

RESUMEN Hemos administrado per os este imidazlico (Janssen R 51 211) a 2 pacientes con esporotricosis, 10 con paracoccidioi-dosis, 3 con micetomas, 14 con cromomicosis, 5 con leishmaniasis. Los controles clnicos y de laboratorio mostraron tolerancia complet, ausencia de efectos colaterales, actividad satisfactoria en paracoccidioidosis, esporotricosis y cromomicosis por Cladosporium carrionii; actividad alentadora en un micetoma por Madurella grsea y en algunos casos de leishmaniasis, incluyendo uno por Leishmania mexicana pifanoi. La dosis diaria empleada ha sido de 50 mg. en paracoccidioidosis, 200 400 mg. en cromomicosis, 200 en micetomas, esporotricosis y leishmaniasis.


INTRODUCCION

Prosiguiendo los estudios clnicos con derivados imida-zlicos informamos en esta oportunidad el ensayo de la nueva droga de Janssen R 51 211, itraconazol, administrada por va oral.

El itraconazol, desde el punto de vista qumico, es una molcula lipoflica que pertenece al grupo de drogas tria-zlicas. Demuestra actividad antifngica in vitro y en modelos de animales contra una gran variedad de hongos, incluyendo: Candida, dermatofitos, Pityrosporum, AspergiIlus, Cryptococcus, Sporothrix, Cladosporium, etc. El me-canismo de accin es similar al de otros azotes antifngicos: tiene gran efecto selectivo sobre el citrocromo p 450

y consecuencialmente altera la sntesis de esteroles de la membrana fngica conduciendo a la muerte celular.

Estudios farmacoquinticos en hombres y animales han comprobado la afinidad del itraconazol por los tejidos, en los cuales alcanza niveles altos, superiores a los proporcionados por el ketoconazol.

La sntesis hormonal (especialmente la de la testosterona) no parece alterarse aun con altas dosis de la droga.

Estudios en animales revelan buena absorcin del pro-ducto administrado por va oral, encontrndose niveles picos dos a cuatro horas despus de la ingestin. La vida media es de seis a 13 horas. Altas concentraciones de la droga son demostrables en el hgado, pncreas, adrenales y ri-

DERMATOLOGIA VENEZOLANA – 121


n; niveles importantes en pulmn, piel y bazo; bajas concentraciones en el cerebro.

En voluntarios humanos la administracin de una sola dosis de 200 mg. produce concentraciones mximas en sangre y tejidos seis a siete horas despus de la toma. Tambin en humanos, el itraconazol parece tener una mayor afinidad por los tejidos que el ketoconazol.

Se elimina por las heces en un 85.7 por ciento; y por la orina, en un 5.7 por ciento.

La rifampicina reduce dramticamente los niveles plas-mticos de itraconazol.

Se recomienda dar la droga durante o despus de una comida para obtener la mxima absorcin.

Se han descrito efectos colaterales menores, incluyendo entre otros: cefalea, mareos, nuseas, pirosis, dispepsia, diarrea y vmitos. En un estudio con 800 pacientes, slo 16 (20/o) presentaron alguno de los efectos sealados.

En dermatologa, el itraconazol ha comprobado su efi-cacia en una variedad amplia de micosis superficiales y profundas: pitiriasis versicolor, dermatofitosis, incluyen-do onicomicosis, esporotricosis, cromomicosis, paracocci-dioidosis e histoplasmosis, han respondido favorablemente. Casos de aspergilosis tambin han sido tratados satis-factoriamente.

Las bondades farmacolgicas y los antecedentes de su eficacia anteriormente sealados, nos motivaron a com-probar el valor teraputico del itraconazol en una serie de enfermedades infecciosas frecuentes en nuestro medio.

MATERIAL Y METODOS

1. PACIENTES. El presente estudio comprende el tra-tamiento con itraconazol de 34 pacientes, cuyas patologas se especifican a continuacin: 2 con esporotricosis, 10 con paracoccidioidosis, 3 con micetomas, 14 con cromomicosis y 5 con leishmaniasis cutnea.

Cada paciente fue evaluado de acuerdo con la metodo-loga siguiente:

  1. a) elaboracin de la historia clnica.
  2. b) exmenes de laboratorio generales: Rx de trax, he-matologa, pruebas funcionales hepticas y renales, qumica sangunea y electrolitos, examen de orina.
  3. c) exmenes de laboratorio especficos: micolgico, para-sitolgico.
  4.  

  5. No se aceptaron mujeres embarazadas. Se avisaron las mujeres en edad frtil.
  6.  

     

  7. Las pruebas especificadas en los apartes b) y c) fueron efectuadas antes, durante y despus del tratamiento con la droga.
  8.  

     

  9. 2. MEDICAMENTO Y ESQUEMA TERAPEUTICO. Itraconazol, cpsulas de 50 mg. para uso oral; en la mayo-ra de los pacientes se administr una dosis diaria con el desayuno, la cual vari entre 50 y 400 mg. La duracin del tratamiento en cada paciente dependi de la evolucin clnica y microbiolgica. 

2.1. Esporotricosis: Un adolescente de 17 aos con la forma linfangtic de la enfermedad (ulceraciones muy su-purativas a lo largo del miembro superior derecho) y una mujer de 66 aos, con extensas ulceraciones en antebrazo derecho. El esquema utilizado fue 200 mg. diarios por 45 das en el primer paciente y durante cuatro meses y una semana, en el segundo.

2.2. Paracoccidioidosis: Siete hombres y tres mujeres con edades entre 27 y 72 aos (promedio: 51). Dos pa-cientes presentaban lesiones en mucosa oral solamente. Otro paciente tena lesin sobre piel y mucosa labial y au-mento de tamao de las glndulas submaxilares. Un pa-ciente con localizaciones cutneas y pulmonares, a los me-ses de tratamiento le sobreviene obstruccin del tercio su-perior del esfago. Tres pacientes con asientos orofarngeos y pulmonares de la infeccin. A uno de estos pacientes se le practic enucleacin del ojo derecho por panoftalma destructiva causada por el hongo y a los meses de tratamiento con la droga presenta obstruccin larngea. Un paciente con la forma diseminada de la enfermedad (lesiones cutneas, mucosa oral, hgado, bazo y adenome-galias generalizadas). De los dos pacientes restantes, uno tena lesiones pulmonares y el otro rectocolitis.

Estos pacientes fueron tratados con 50 mg. diarios; es-tablecindose en 1 ao el tiempo mnimo de tratamiento.

2.3. Micetomas: Dos mujeres y un hombre, de 34, 45 y 68 aos respectivamente. Los agentes causales fueron: Ac-tinomadura madurae en el primer caso, Madurella grisea en el segundo y Pseudochaetosphaeronema larense en el restante. La posologa empleada fue 200 mg. diarios du-rante un perodo variable que se informar ms adelante. La tolerancia fue excelente. 2.4. Cromomicosis: 11 hombres y 3 mujeres. Rango etario entre 13 y 74 aos (promedio: 46.9). Nueve casos causados por Cladosporium carrionii y cinco por Fonse-caea pedrosoi. El tamao de las lesiones vari desde pocos centmetros de dimetro en tres pacientes hasta extensas placas a lo largo de toda una extremidad o mltiples localizaciones en los 11 pacientes restantes. En un paciente, sobre una lesin de cromomicosis se haba desarrollado un carcinoma espinocelular.

Los esquemas usados fueron: 100 mg. en un paciente de 13 aos de edad; 200 mg. en seis pacientes y 400 mg. en siete.

La evolucin clnica y micolgica orient la conducta en cada caso. En los casos curados el tratamiento se prosigui durante otro tiempo igual o mayor al requerido para la completa estabilizacin clnica y negativizacin micolgica. En caso de respuesta disociada con mejora clnica, pero persistencia del hongo, el tratamiento se mantiene entre 3 y 7 meses al trmino de los cuales se suspende y se recurre a otra modalidad teraputica.

La duracin del tratamiento oscil entre 40 das y 7 meses, con una tolerancia excelente.

2.5. Leishmaniasis cutnea: Dos hombres y tres muje-res con edades entre 21 y 64 aos (promedio: 45). A una de las pacientes se le comprob el diagnstico de leishma-niasis difusa anrgica (abundantes parsitos en los frotis,

DERMATOLOGIA VENEZOLANA 122


mltiples ndulos diseminados, leishmanina negativa).

Se indic 200 mg. diarios por un tiempo que vari de acuerdo con la respuesta clnico-parasitolgica. Dos pa-cientes se trataron durante 15 das; otro paciente durante 5 semanas; el cuarto durante dos meses y el restante lleva actualmente 3 meses de tratamiento.

RESULTADOS

En los pacientes con esporotricosis la mejora clnica se aprecia a los pocos das de iniciado el tratamiento y prosi-gue en forma rpida hasta la total resolucin de las lesio-nes. Igualmente excelente fue la tolerancia a la droga.

De igual manera, los pacientes con paracoccidioidosis acusan mejora objetiva y subjetiva a los pocos das de es-tar recibiendo el itraconazol, aprecindose la cicatrizacin de las lesiones cutneo-mucosas entre la segunda y tercera semanas. No se apreciaron efectos indeseables de la droga.

Hasta este momento slo tres de los 10 pacientes con esta micosis han completado el ao de tratamiento. Otra paciente recay a los 5 meses de haber suspendido el trata-miento de 4 meses de duracin.

El paciente con micetoma por Actinomadura maurae recibi la droga durante 84 das sin que se evidenciara me-jora alguna.

El micetoma por Pseudochaetosphaeronema larense cumpli cuatro meses y medio de tratamiento; el paciente manifest mejora subjetiva, pero las fstulas permanecan abiertas y los cultivos positivos. El paciente con micetoma por Madurella grisea contina bajo tratamiento; hasta ahora ha cumplido 16 meses de terapia. Se ha observado evidente mejora: disminucin del tamao del pie, reabsorcin de los ndulos y cierre de las fstulas y abolicin del dolor.

Todos los casos de cromomicosis por CI. carrionii cu-raron y 7 de ellos se han mantenido libres de lesiones en el post-tratamiento que en algunos pacientes ya ha superado el ao. Dos pacientes presentaron recada a los 2 meses de haber completado el tratamiento original. En uno de estos pacientes las lesiones se resolvieron con un nuevo curso te-raputico de 400 mg/da durante dos meses; la curacin se ha mantenido durante los 8 meses subsiguientes al trmino de este segundo ciclo. El otro paciente no acudi a los

controles fijados: llevaba 3 puntos activos en su amplia ci-catriz.

De los casos producidos por Fonsecaea pedrosoi, uno cur con la administracin de 400 mg/da durante seis meses y medio. En los restantes pacientes se observ mejora clnica variable pero el hongo persista en las lesiones, razn por la cual se descontina el ensayo y se recurre a otro procedimiento teraputico.

De los pacientes con leishmaniasis, uno cur con 5 se-manas de tratamiento, a dos se descontinu el ensayo por ausencia de respuesta favorable y a los 2 restantes, inclu-yendo el de leishmaniasis difusa anrgica, se les ha notado mejora y an siguen bajo fuerte tratamiento.

COMENTARIOS

El itraconazol se mostr medicamento activo contra varias especies de hongos, muy bien tolerado por los pacientes, sin mostrar efectos colaterales ni alteraciones significativas de los exmenes de laboratorio realizados.

En los casos de esporotricosis mostr su eficacia con la curacin de los 2 casos. Tal vez podra considerarse esta droga como una alternativa en el tratamiento, aunque dos no son suficiente casustica.

En paracoccidioidosis tambin mostr su eficacia, a do-sis relativamente baja, 50 mg. Tenemos la impresin de que a estas dosis es al menos tan eficaz como el ketoconazol a la dosis de 200 mg., sin la preocupacin por la inhibicin de la testosterona y amenaza al hgado.

En cromomicosis, cur todos los casos por Cladosporium carrionii. Aunque tuvimos dos recadas, creemos que fueron debidas al tiempo insuficiente de tratamiento.

Los resultados no fueron tan satisfactorios en cromo-micosis por Fonsecaea pedrosoi, micetomas y leishmaniasis. Sin embargo, creemos que el ensayo en micetomas por Madurella grisea y Leishmaniasis debe continuarse.

BIBLIOGRAFIA

  1. 1. Itraconazole. Basic Medical Information Brochure. Janssen Pharmaceutica. Fourth Edition, May, 1985.
  2. 2. Borelli, D., Rodrguez, H., Prado, A.., Marcano, C.- Ensayo clnico del R 51 211 Janssen, Itraconazol. Informe preliminar. Bol. Micol. Chile, 2: 67-72, 1984.

Escrito por Antonio Rondon Lugo el 26 de agosto de 2006 con 2 comentarios.
Lee más artículos sobre Articulos cientificos

Artículos relacionados